We use cookies to ensure that the website works as intended and to collect statistics on its use so that we can improve your web site experience.

×
logo

Salmones prefieren krill y mejoran su desarrollo cuando es incorporado en su dieta.

Publicaciones de blog

Los salmones comen más alimento cuando es servido con krill

El krill se encuentra en los océanos de todo el mundo, lo que lo convierte en una alternativa de alimentación natural para los peces. Este pequeño crustáceo está integrado perfectamente por importantes nutrientes, tales como proteínas, ácidos grasos y vitaminas, lo que asegura que los peces estén nutridos apropiadamente para crecer sanos y más resilientes. Adicionalmente, el krill tiene un efecto natural particular: contiene varias sustancias que atraen a los salmones y hacen que quieran comer más. Varios atractantes, como nucleótidos, aminoácidos solubles en agua, y la sustancia TMAO, actúan sobre los receptores en las bocas y narinas de salmones estimulando su necesidad por comer.

El krill es una parte importante de la dieta de salmones de vida libre en los océanos, por lo que no es una sorpresa que también sea una buena materia prima para salmones de cultivo. Cuando el krill forma parte de la dieta de los peces, incluso a bajos niveles de inclusión, el alimento sabe mejor, por lo que aumentará el apetito y el consumo de alimento por parte de los peces. Esto hace que el krill sea una buena opción para fuentes de alimentación que contienen materias primas, pero que carecen de un sabor atrayente.

 

Los salmones presentan un mejor desarrollo cuando su alimentación incluye krill

Cuando los peces comen más, se benefician de un suministro más rico de nutrientes que estimula el crecimiento y mantiene la salud. El krill es conocido como una buena fuente de omega-3, pero la harina de krill también contiene los aminoácidos que los peces necesitan para formar músculos y otros tejidos, además de vitaminas y minerales que asisten con la función celular y protegen a los tejidos de ser dañados. El paquete completo de nutrientes del krill, que incluye varias vitaminas importantes, astaxantina y minerales, contribuye al mejoramiento de diversos parámetros de salud cuando los peces han sido alimentados con krill.

 

Los fosfolípidos y el omega-3 son elementos esenciales de una dieta saludable para salmones. Una cantidad suficiente de omega-3 es necesaria para mantener la salud de las células, y altas cantidades de omega-3 en la alimentación han sido asociadas a mejoras en el bienestar de los peces durante situaciones de estrés, como enfermedades, tratamiento contra los piojos de mar, y otros tipos de manipulación. Los ácidos grasos omega-3 son particularmente importantes para mantener el funcionamiento correcto de los órganos centrales, incluyendo el corazón, las branquias, el hígado y la piel.

 

Cuando el omega-3 es entregado en forma de fosfolípidos, se ha observado un efecto sobre el consumo y distribución de ácidos grasos en los peces. Una mayor cantidad de esos valiosos ácidos grasos omega-3 llegará a órganos importantes y contribuirá a tener células más saludables. A su vez, esto ayuda a los peces a resistir mejor el estrés. Por otra parte, los fosfolípidos del krill también transportan colina. La colina es una sustancia similar a las vitaminas y, recientemente, ha mostrado ser esencial para la absorción de ácidos grasos, incluyendo omega-3, desde el intestino, y es importante también para la visión y la producción normal de células en animales.

 

Mejorando el bienestar de los salmones

En la industria del cultivo de peces, el bienestar de los animales es clave para producir salmones sustentable, pero también económicamente adecuada. Al incluir krill en la alimentación se contribuye a mejorar el bienestar de los peces de las siguientes formas:

  • Los peces mantienen su apetito incluso en situaciones estresantes porque el alimento tiene un sabor atractivo. Así, los peces tienen un mayor acceso a los nutrientes, y el efecto se ve amplificado por la contribución que hace el krill en la absorción intestinal de los nutrientes.
  • Los peces tienen acceso a importantes nutrientes, incluyendo vitaminas y minerales, los que mejoran su sistema inmune y los ayudan a resistir infecciones y otros daños durante su desarrollo.
  • Los peces se hacen más robustos y son capaces de lidiar de mejor forma con condiciones estresantes como los tratamientos de piojo de mar, la transferencia u otros escenarios improvistos que causan estrés.

Cuando se adiciona krill a la alimentación, la producción mejora junto a varios otros parámetros. La experiencia en centros de cultivo mostró un aumento del consumo de alimento, mayor crecimiento, y la salud mejoró. Esto causa un menor tiempo de producción y en las plantas de proceso se observaro un aumento en el rendimiento y en la calidad del filete. Un estudio publicado recientemente, revisó los resultados de 18 estudios previos realizados desde 1988, revelando que los peces comen mejor y crecen más, a la vez que la calidad del filete y la salud general mejora, cuando harina de krill es incluida en la dieta.

 

Lea más sobre este estudio aquí.