We use cookies to ensure that the website works as intended and to collect statistics on its use so that we can improve your web site experience.

×
logo

CAMARONES BLANCOS DEL PACÍFICO PROSPERAN CON KRILL ANTÁRTICO EN LA DIETA

Para lograr el éxito económico en el cultivo de camarón, es importante garantizar un alto crecimiento, un cultivo saludable (y sin enfermedades) y asegurarse de que el desperdicio de alimento sea mínimo. Estos son los retos universales a los que se enfrentan todos los productores de camarones. La harina de krill procedente del Antártico destaca en la búsqueda de materias primas para complementar un alimento de camarones saludable, equilibrado y sostenible.

 

En el cultivo de camarón, se ha demostrado que el krill:

Mejora la resistencia al estrés y el rendimiento sin aumentar los costes de producción

Aumenta la capacidad de atracción del alimento y, por lo tanto, propicia un mayor crecimiento

Mejora la sostenibilidad de los piensos

La atractividad del krill activa las células sensoriales del camarón

Los compuestos solubles en agua de bajo peso molecular, los aminoácidos libres, los nucleótidos, los nucleósidos, los compuestos de amonio cuaternario, los fosfolípidos, las aminas biogénicas y los monosacáridos han sido identificados como activadores de la alimentación que mejoran la capacidad de atracción y la palatabilidad de las dietas.

Shrimp sensory cells

El aumento de la atractividad de las dietas reduce el tiempo de respuesta de la alimentación y, por lo tanto, limita la lixiviación de nutrientes y el desperdicio de alimento. Esto no solo ayuda con la problemática de sobrecarga de nutrientes de los estanques, sino que también reduce la energía que un camarón tiene utilizar para encontrar el alimento así como el coste del pienso que puede representar hasta el 50% del coste total de cultivo. Por lo tanto, la dieta no solo debe ser nutricionalmente adecuada, sino que también debe estimular las células sensoriales especiales de los camarones. El krill ha demostrado ser una materia prima muy eficaz que proporciona muchos nutrientes (ácidos grasos omega-3, fosfolípidos, colesterol y astaxantina) y es capaz de atraer a los camarones para que coman y, por lo tanto, asegura un crecimiento constante.

El aumento de la tasa de crecimiento mediante la inclusión de harina de krill en la dieta mejora la eficiencia de la producción al reducir los costes operativos de las granjas y hace que los camarones ingieran piensos que de otra manera no serían atractivos (consumidos). Las cosechas más tempranas y una mayor rotación de cultivos aumentan la producción anual y reducen el riesgo de aparición de enfermedades.

 

Vea la película a continuación para obtener más información sobre el krill y la reducción del coste de los piensos:

 

Reducir el coste del alimento para camarones

Las materias primas de los piensos varían en precio, calidad y disponibilidad, pero al agregar krill a la dieta, los piscicultores pueden reducir o excluir algunos de estos ingredientes. La harina de pescado se puede reducir significativamente, el aceite de pescado se puede reducir hasta al menos la mitad, y la lecitina de soja y el colesterol pueden excluirse de la formulación del pienso.


El krill también mejorará la ingesta de alimento en las dietas con menos harina de pescado: la reducción de la harina de pescado en las fórmulas de camarón requiere el uso de activadores de la alimentación eficaces, como la harina de krill. Esto permite un mayor consumo de alimento y reduce la lixiviación de nutrientes solubles en agua de los alimentos. Esto puede suponer un importante ahorro de costes en las formulaciones de alimentos para camarones.