We use cookies to ensure that the website works as intended and to collect statistics on its use so that we can improve your web site experience.

×
logo

Los fosfolípidos del krill favorecen las altas tasas de supervivencia y aceleran el crecimiento en las larvas y juveniles de peces marinos

Publicaciones de blog

Los fosfolípidos son componentes esenciales naturales de las células. A veces se les denomina la "molécula de la vida", debido a su papel en el mantenimiento de la fortaleza, flexibilidad e integridad de las membranas celulares. Las investigaciones científicas han demostrado que la adición de fosfolípidos en la dieta de los peces marinos tiene un efecto positivo en el rendimiento del cultivo de peces, especialmente en términos de crecimiento. Esto lo convierte en un componente esencial en las dietas de larvas y juveniles, pues es fundamental para asegurar altas tasas de supervivencia en los estadios tempranos de vida.

 

Sin embargo, no todos los fosfolípidos son iguales. Se ha demostrado que los fosfolípidos marinos provenientes del krill, poseen un valor nutricional más alto que los fosfolípidos de origen vegetal. Una de las ventajas del krill es que los ácidos grasos omega-3 se unen principalmente a los fosfolípidos en lugar de los triglicéridos, como ocurre en el aceite de pescado. Cuando los fosfolípidos son el principal mecanismo de suministro, los peces presentan una mejor absorción intestinal y efectos positivos en la salud gracias a los ácidos grasos omega-3, también presentes en el krill.

 

Los fosfolípidos del krill estimulan el crecimiento y desarrollo de las larvas de peces

En el caso de las larvas de peces marinos, se ha demostrado que los fosfolípidos del krill mejoran el crecimiento en términos de peso y longitud. También hay pruebas de que los fosfolípidos estimulan la mineralización del esqueleto, lo que reduce la posibilidad de malformaciones en la etapa larvaria.

Beneficios para peces de cultivo QRILL Aqua

 

Entrevista en ingles:

 

 

 

Con el krill en la dieta, el sistema digestivo de las larvas muestra un mejor funcionamiento, junto con una mayor utilización de los lípidos, lo que reduce la aparición de lesiones en las células de absorción del intestino y disminuye la acumulación de grasa en el hígado. En este estadio temprano de vida del pez también es importante aumentar la resistencia al estrés y las tasas de supervivencia de las larvas, y es posible gracias a los fosfolípidos del krill ya que producen una mejora del transporte de ácidos grasos y lípidos.

 

La ingesta de alimento de los juveniles de peces marinos mejora con los fosfolípidos del krill

La dieta con fosfolípidos del krill no solo beneficia a las larvas. La ingesta de alimento es un factor importante en la etapa juvenil para estimular su crecimiento y mejorar su nutrición. Al agregar fosfolípidos del krill en las dietas de juveniles, los peces muestran una mayor movilización de los lípidos en el hígado y una mejor utilización general de los lípidos de la dieta. También es evidente que los intestinos de los peces están mejor protegidos gracias a los fosfolípidos del krill, lo que contribuye a la salud de los peces.

 

 

El krill en las dietas acelera el crecimiento y mejora la salud

Durante años, el krill ha llamado la atención de los investigadores marinos debido a sus beneficiosos efectos sobre la salud de los peces, lo que lo convierte en un sustituto natural de la harina de pescado en las dietas de peces de cultivo. Estudios realizados en varias especies marinas revelan hallazgos significativos sobre los efectos del kril en el ritmo del crecimiento y la utilización del alimento. Eso significa que el krill aumenta la ingesta de alimento de los peces que lo consumen, con lo que se acelera su crecimiento y se alcanza el peso de cosecha con más rapidez. Los estudios también muestran que una dieta rica en krill mejora la salud del animal gracias a los altos niveles de omega-3 y da una mayor resistencia a las enfermedades producidas por determinados agentes patógenos. En un estudio reciente sobre la platija (Paralichthys olivaceus) realizado en Corea del Sur, se demostró que la harina de krill tiene un efecto positivo sobre las tasas de supervivencia de esta especie de pez marino, lo que da como resultado una mayor resistencia al agente patógeno bacteriano Edwardsiella tarda. Esta respuesta inmunitaria reforzada podría deberse al alto contenido de nutrientes del krill.

 

Una fuente sostenible de fosfolípidos para el desarrollo de larvas y juveniles

La sostenibilidad de los ingredientes de los piensos para peces marinos es un tema candente y por ello se recomienda a la industria el uso de materias primas marinas procedentes de niveles tróficos más bajos que en los piensos para los peces procedan de los niveles tróficos más bajos. El krill se encuentra en una posición baja en la cadena alimentaria, con una biomasa grande y saludable, y la pesca de krill está regulada estrictamente. Productores como Aker BioMarine trabajan continuamente para mejorar su tecnología de recolección y mantener sus niveles de capturas muy por debajo de los límites establecidos, lo que hace que el krill sea un ingrediente sostenible para piensos de peces marinos saludable y que mejora la salud.

New call-to-action